¿Cuándo tienes la próxima cena “de compromiso”?

 Sí, la típica cena con compañeros de trabajo de tu marido a quienes no conoces mucho. O acabas de empezar una relación y vas a cenar por primera vez a casa de tus futuros cuñados.

No es obligatorio, pero a mí nunca me ha gustado presentarme con las manos vacías.

Pero, ¿qué llevo? Horror…

Te doy 5 tips para no meter la pata. 5 regalos que NO hay que llevar NUNCA, salvo que te los pidan expresamente. Si quieres puedes llevarlos, pero el porcentaje de riesgo es alto.

      1. Regalos que respiran

Me refiero a las plantas. Uno de mis diez mandamientos dice así “No regalarás seres vivos”. Ya lo sé, suena muy tremendo, pero es lo que hay. Una planta hay que cuidarla. Como poco va a dar trabajo, eso si no eres alérgica. No, gracias.

      2. Rehenes de altillo

¿Quién no tiene guardado ese marco de fotos de plata o el juego de bandejitas metálicas apilables sin función definida? Esos objetos se merecían una vida mejor, en un hogar donde se les aprecie, a la vista de todos y no en un altillo. No digo más…

      3. Aperitivo o postre que he hecho yo con estas manitas

Te lo has currado. Has estado dos días buscando recetas, dos horas en el super comprando los ingredientes y tres horas en la cocina. Genial. Pero hay un problema: la dueña de la casa también ha hecho todo eso y quiere ser la protagonista de la cena. No la obligues a poner en la mesa lo tuyo y dejar en la encimera lo que ella ha preparado. Mal rollito…

       4. Cuidadito con los libros que los carga el diablo

Antes de nada que conste en acta que por supuesto hay que regalar libros (de papel, a poder ser), sobre todo a los niños. Pero, en el caso que nos ocupa, si no conoces bien los gustos del anfitrión o anfitriona, un libro es muy arriesgado. Puede acabar siendo un regalo re-regalado y, por si fuera poco, interpretado como un alarde de prepotencia. “Mira, ya llegó la intelectual…”

        5. Juguetes patrocinados por marca de ibuprofeno

Si ya lo sé, que lo haces con toda tu buena intención, porque tus cuñados tienen un niño de 3 años y piensas que puede ser un bonito detalle. La idea es buena, pero ¿un coche de bomberos con sirena altamente realista? Error…

Y tú, ¿qué añadirías a esta lista? ¿Te has visto en alguna de estas situaciones?