Ser madre no es fácil. Hasta aquí todos de acuerdo.

Pero ser madre en Navidad, es de nota.

La combinación invitados-compras-niños de vacaciones es mufuerte. Una prueba para los nervios de cualquiera.

Unos nervios que, en aquellos casos en los que el mindfulness todavía no ha hecho efecto, no están para mucho trote.

Yo crecí escuchando a mi madre gritar mientras cogía el bolso y salía por la puerta: “¡Me voy al trabajo a descansar!”.

Con 10 años no lo entendía: trabajo y descanso me parecían términos antagónicos. ¡Qué contradicción!

Con 44, lo recuerdo y me asaltan unas ganas locas de llamar a mi madre y decirle: “¡Ahora lo pillo!”.

Para ella me temo que llego un poquito tarde, pero quizás tú estés a tiempo de hacer feliz a una madre que quiere que pase la Navidad para descansar. Esa madre puede ser tu hermana, tu mejor amiga o tu cuñada.

¿Por qué no mostrarle tu empatía con detalles y regalos que le quiten un poquito de presión estos días?

Los besos, los mimos y las palabras bonitas se agradecen (y mucho), pero yo hoy tengo el día pragmático, más de acción.

Te doy algunas ideas. Tú valoras si implementas una, dos o todas.

Todo dependerá del objetivo que te propongas:

  • alivio puntual
  • mejoría evidente
  • recuperación total y alta hospitalaria

Pack servicio de animación infantil

Si la madre que tienes en mente tiene niños pequeños y tiene varios, tenerlos en casa 24 horas al día a partir del 23 de diciembre va a complicar mucho la organización de comidas o cenas familiares, la compra de víveres y regalos y, si me apuras, hasta la higiene y acicalamiento personal.

Pero, ¿y si le ofreces llevarte a los niños unas horitas de casa?

A comer y al cine, a un espectáculo navideño y merienda, a ver un belén, a ver la iluminación de Navidad del centro y de paso unos churros con chocolate, …

En este mes hay mil planes en todas las ciudades para hacer con niños. Sólo hay que consultar la “Guía del Ocio” o webs especializadas. Busca la actividad que pueda encajar mejor con las edades de los niños y cierra fecha con la madre.

Si los peques son bebés, puedes ahorrarte la entrada del espectáculo y llevarlo de paseo, a casa de la abuela, de los tíos, darle el biberón o la papilla.

Pack servicio personal shopper

Los super y los hipermercados este mes son de infarto. Llega un momento en que ya lo ves todo dorado, todo brilla.

Pero hay que comprar lo que luego se va a cocinar y servir. Y seguro que seréis unos cuantos, ¿verdad?

Y digo yo, ¿por qué no le ofreces a la madre encargarte tú de la compra?

Que te pase una lista o te la dicte por teléfono y tú coges el coche, metes la monedita en el carro, te paseas por todos los lineales y haces la cola para pagar. Apuesto lo que quieras a que, mientras vas y vienes y aparcas, las 3 horas no te las quita nadie. Regalar tiempo es un regalazo.

Pack Chef y Jefe de Sala

Pero si lo tuyo son los fogones ha llegado el momento de mostrarles a todo que el Canal Cocina no es sólo un entretenimiento pasajero. Que lo vuestro va en serio.

Ofrécete para preparar alguno de los platos que la madre quiera servir, coordínate con ella. Aperitivos, entrantes, plato principal, postre, …

Y, ya que estás en ello, deja la mesa puesta con tanto glamour que la foto que le hagas lo pete en Instagram.

Pack Event Planner

Y mamá también tendrá que salir y que le de un poquito el aire. Vamos digo yo.

Entonces es cuando tú te informas de lo que se cuece ahí fuera. Lo más trendy, lo que más le pueda apetecer: plan en pareja o con amigas, restaurante o garito de perdición, teatro o exposición,  con las claritas del día o cuando caiga la noche, … Lo importante es que se lo des hecho, montado, organizado.

Que ella sólo tenga que pintarse el morro (si se lo quiere pintar) y salir por la puerta (que supongo que no querrá saltar por la ventana…)

Cambio y corto que tienes mucho curro por delante. Ya me contarás.