Te dicen anti-aging y piensas en serums, inyecciones y cremas.

Piensas en arrugas, en líneas de expresión o en flacidez.

Pero aquí vamos más allá.

Regalos para combatir el envejecimiento a todos los niveles.

Además del tic tac del reloj, existen malos hábitos que nos hacen envejecer peor o más deprisa.

Son muy comunes porque casi todos metemos la pata.

Voy a hacer un repaso de algunos de estos hábitos y una lista de regalos para contrarrestarlos:

  • Dietas pobres en Omega-3

Lo más práctico: preparar una cesta con productos gourmet ricos en este ácido graso tan saludable.

Un libro de recetas también tiene cabida.

Ejemplos:

Libro de recetas, surtido de aceite de oliva, semillas, algas, crema de cacahuetes, anchoas

  • Malas posturas

Al sentarse, para leer, para trabajar con el ordenador, para dormir,…

Postureo del malo.

Almohada cuña, almohada para lectura, sillas ergonómica negra, silla ergonómica roja, almohada para rodilla, almohada corporal

  • Sol sin protección

He dicho en el título del post que no iba a hablar de cremas.

Estoy segura que en cremas anti-aging y con factor de protección estás puestísima.

Pero hay otras formas de protegerse del sol. Y se pueden regalar.

Sombreros Camuri, Panama Hat

  • Exceso de calefacción

Ya sabemos que la temperatura óptima está entre 19 y 21 grados, pero a veces es difícil (por no decir imposible), graduarla correctamente y durante todo el día.

En este tema, mejor quedarse un poco corto que pasarse.

Para esos casos y para las más frioleras de la casa hay alternativas…

Poncho-capa 100% lana merino, manta cola de sirena, batamanta

  • Prohibirte lo que te gusta

Esta es la categoría perfecta para incluir AUTO-REGALOS.

Si te vuelven loca los masajes, pero te parecen un gasto prescindible y te cuesta encontrar el tiempo: regálate un masaje.

Si llevas años queriendo hacer una ruta a caballo, pero tu marido pasa: regálate la experiencia, el único imprescindible es el caballo.

Si siempre soñaste con dar clases de salsa, pero piensas que tienes un oído enfrente del otro: regálate la matrícula, no estás en un casting.

Consejo (que practico conmigo misma):

No esperes a que alguien te lo regale

y que no sea imprescindible

que alguien te acompañe

  • Stress por falta de organización

Si las agendas y los planificadores no están dando resultado, hay que acudir a una profesional.

Patricia de Estirando el Tiempo organiza cursos presenciales (en distintas ciudades) y online en los que se aprenden trucos y técnicas para hacer del tiempo tu aliado y que no te supere.

Y que el calendario diga lo que quiera…