Aquí tienes un ejemplo de regalo personalizado.

No habrá dos iguales si tú no quieres.

Eso sí, te lo tienes que currar. No las venden.

Una caja de los sentidos es un multiregalo.

Cinco regalos en uno.

Con un regalo así atacas por todos los frentes.

Puedes ir desde lo más obvio a lo más simbólico.

De lo más material a lo más experiencial.

Yo creo que mola la idea.

¿Qué podría incluir una caja de los sentidos?

Algo que entre por los ojos

Imágenes. Fotos. Recuerdos.

Te las pueden imprimir en formato polaroid, tamaño poster, imantadas, …

Cheerz

Algo (o alguien) que manosear

Ese “algo” puede ser la persona a la que va dirigida la caja…

Masajes relajantes, sesión de reflexología podal, masajes drenantes, sesiones con fisio,…

 

Algo que escuchar (que es más que oir)

Aquí se me ocurren varias opciones.

Comprar un CD no es una.

¿Y si le metes en un pendrive su música favorita? ¿Y si le grabas un mensaje bonito? ¿Y si le narras y le grabas una historia? ¿Y si le encargas una canción?

Algo que paladear

Elige:

Opción 1. Paladeo experiencia/aprendizaje… Catas o clases de cocina

Opción 2. Paladeo por el placer de paladear…Selección de productos gourmet, raros, nuevos, exóticos, saludables, …

Algo digno de olfatear

Ya sabes el poder que tiene un aroma. Piensa si quieres evocar algún recuerdo o crear uno nuevo.

Por último, no olvides pensar también en la presentación.

¡En mi perfil de Pinterest tienes mil ideas!